Saltar al contenido
Love Sabalet

Sesión de pareja en el desierto del sáhara

Pura & Rubén

Esta sesión de pareja en el desierto del Sáhara de Pura & Rubén ha sido la sesión más intensa y más larga que he hecho hasta el momento. ¿Quieres saber por qué?

 
 
Sesion en pareja por el desierto del sahara

Así fue su sesión de pareja en el desierto del Sáhara

Como ya os conté en “Una postboda en el desierto del Sáhara”, Rubén de conoceteviajando.com nos ofreció viajar a mi esposa y a mí por el país vecino, Marruecos. No lo pensamos dos veces, y además sabíamos que iba a ser un plus el ir acompañados por ellos. Rubén ya había ido otras veces a Marruecos y además empezaba su nueva etapa como empresario, así que tenía muchos más conocimientos del lugar que nosotros.

Rubén se ocupó de todo el viaje y yo me encargué de hacerle a él y a su chica una sesión de fotos en pareja por el desierto del Sáhara y por todo Marruecos durante 8 días completos.

Y ya que estábamos… vi una oportunidad única para también hacernos nuestro propio Trash The Dress. Y debemos agradecer tanto a Pura como a Rubén que nos ayudasen a hacerlo posible 😉.

Marruecos, comienza su sesión en pareja en Marrakech

Comenzamos nuestro viaje desde Jaén a las 03:30 h de la madrugada, viajamos hasta Algeciras para coger el Ferry a las 08:00 h. Una vez que llegamos a Tánger, Rubén condujo hasta llegar a Marrakech donde legamos sobre las 18:00 h. Llegamos cansados del trote del coche y descansamos un poco antes de salir por la noche para conocer el centro de la ciudad y su vida nocturna. La verdad es que no duramos mucho, estábamos agotados del ajetreo de todo el día y decidimos volvernos pronto al Riad para aprovechar el día siguiente en Marrakech.

Su sesión de fotos en pareja en el desierto había comenzado. Visitamos el Palacio El Badi y Tumbas Saudíes, después nos “perdimos” por las miles de calles estrechas que forman el centro de Marrakech. Fue una experiencia bonita ver cómo la cultura, el trabajo y la idiosincrasia de este lugar es tan diferente a lo que estamos acostumbrados en nuestro país (y estando tan cerca).

Abandonamos Marrakech, siguiente destino: Merzouga, las puertas del Sáhara

Al día siguiente dejamos atrás Marrakech para dirigirnos a Merzouga atravesando el Alto Atlas, cuya carretera está llena de peligros por desprendimientos y con unas curvas de infarto. Antes de llegar a Merzouga, hicimos una parada de una noche en Ouarzazate, “La puerta del desierto”, y mundialmente conocida por sus estudios de cine.

Abandonamos Ouarzazate por la mañana para seguir nuestro viaje al desierto. Hicimos parada en las “Gargantas del Todra”, descansamos un poco a la orilla de su río y aprovechamos para seguir con su sesión en pareja. Comimos en un bar cercano y seguimos por carretera hasta nuestro destino, Merzouga. No era raro encontrarse a personas paradas a un lado y al otro de la carretera, en mitad de la nada, donde la población más cercana estaba a bastantes kilómetros de distancia y donde lo más parecido que tenían a un vehículo eran los burros.

Y por fin llegamos al desierto del Sáhara

Llegamos a Merzouga anocheciendo e hicimos unas cuantas fotos en pareja a las puertas del desierto, pero no tardamos mucho porque nos habíamos tirado todo el día viajando en coche y estábamos exhaustos. Al día siguiente bastante temprano teníamos excursión en 4×4 por el desierto, descubrimos cómo viven familias nómadas de allí y visitamos Khamlia, un diminuto pueblo ubicado a las puertas de las dunas y famoso por sus habitantes, gente de piel negra que llegó a Marruecos hace miles de años. Khamlia es famoso por su arte, especialmente por la música y danza Gnaoua con ritmo puramente africano.

Por la tarde, llegó el momento de subirnos en el dromedario para adentrarnos en el corazón del desierto. Comencé su sesión de fotos en pareja en el desierto con la puesta del sol, y esto fue una pasada. La única pega es que el cielo se nos encapotó un poco con algunas nubes y no disfrutamos de la puesta de sol completa. Seguimos nuestro recorrido en dromedario hasta llegar a las jaimas y hacer noche allí.

Dormir, dormir… no es que durmiéramos demasiado. A las 05:30 estábamos en pie para volver al pueblo de Merzouga en dromedario para ver el amanecer por el camino, una experiencia 100% recomendable. Pero, ¿qué pasa con nuestro Trash the Dress en el desierto? Pues a mitad de camino hice parar al bereber que nos guiaba para bajarnos y quedarnos ahí (en mitad del desierto) para hacer unas cuantas fotos con ese amanecer tan mágico, tanto a nosotros como a Rubén y Pura. Y claro, después de terminar la sesión de pareja en el desierto, nos tocó pegarnos la caminata hasta el hostal “desierto a través”. Cuando llegamos lo primero que hicimos fue ducharnos, porque el olor a dromedario se nos impregnó bastante… 😂

Seguimos recorriendo Marruecos sin dejar su sesión de pareja, esta vez en Chefchaouen

Después de ducharnos, desayunamos y volvimos a coger el coche para empezar a subir hacia Chefchaouen, la Ciudad Azul. De camino, hicimos una pequeña parada en el famoso bosque de los monos, donde se te acercan para que les des de comer porque están más que acostumbrados a la presencia humana. Tuvimos que hacer parada irremediable en Meknes, porque el viaje era demasiado largo para hacerlo en un solo día. En Meknes nos hospedamos en un Riad precioso, lástima que no pudimos disfrutar demasiado de la ciudad.

Llegamos al ansiado pueblo azul, y para nuestra sorpresa estaba diluviando, así que apenas pudimos disfrutar de sus calles, de sus colores, de su gente… Dimos una pequeña vuelta nocturna entre la lluvia, pero solo pude hacer una mini sesión de pareja. Al día siguiente amaneció igual o peor y decidimos volver a España. Nos fuimos con esa espinita de no poder ver bien Chefchaouen pero no creo que tardemos mucho en quitárnosla 😜😜.

Final del viaje y de su sesión de pareja en Marruecos

Volvimos a Tánger para coger el Ferry donde aproveché la puesta de sol con Marruecos al fondo y terminar esta Inspiring Love que dio tanto de sí, y con la que aprendí mucho tanto profesional como personalmente.

Marruecos es un país de contrastes, de costumbres, un país bonito para visitar e incluso para vivir. Marruecos me sorprendió muchísimo y estoy seguro de que volveré.

En total fueron 8 días por Marruecos y más de 2.800 kilómetros recorridos. Una aventura que volvería a repetir.

¿Te gustaría hacer un viaje como este para una súper sesión y tener un recuerdo para toda la vida? ¡Déjamelo en los comentarios!

sesion de fotos en marruecos
sesion de fotos en pareja marruecos
Fotos de pareja en Marruecos
sesion de pareja en Marruecos
fotos de pareja en Marrakech
sesion fotografica de pareja por Marruecos
sesion de pareja en el desierto del sáhara
sesion de pareja en el desierto
sesion de pareja en el sáhara
Fotos de pareja en el desierto del sahara
Fotos de pareja en el desierto
sesión de Fotos de pareja en el desierto
sesion de pareja en chefchauen
de

Otras Inspiring Love:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Todos los derechos reservados. Love Sabalet es una marca que pertenece a Estudio Lobo