Postboda en Granada

Helena & Pedro

Postboda en Granada 

 

Conozco a Helena y Pedro de hace muchos años ya y decidieron que fuese yo quien escogiese el lugar para hacer sus fotos de postboda. Después de mucho investigar, andar y circular por caminos de cabras (literal) encontré el lugar perfecto para ellos. 

Y si además queréis ver las fotos que salieron en su boda os dejo en enlace «boda en Cerro Puerta»

 

Una Postboda en Granada a la americana

 

Viendo lo especiales que son estos novios, su postboda no podía ser menos.

La preboda de Helena y Pedro ya fue diferente por el sitio en la que la hicimos (quedando unas fotos súper chulas, por cierto) así que no podía se bajar el nivel…

Ellos tienen mucha personalidad y es algo que me encanta, porque eso hace que las fotos sean diferentes a todas las demás y muy representativas.

Así que vais a flipar con esta sesión, y no exagero…

La postboda en Granada de Helena y Pedro

 

Os cuento la experiencia.

Para adentrarnos en el núcleo del desierto tardábamos un buen ratico en llegar, además teníamos que ir despacio metiendo el coche por carriles pedregosos, con baches, boquetes… Un carril de cabras.

Solo de ver el camino, Pedro ya sudaba la gota gorda conduciendo 😜😜

Como llegamos al mediodía, paramos directamente a comer unos bocadillos y a que los novios se pusieran los trajes.

Ya con la panza llena, continuamos un poco más con el coche hasta el primer punto donde tenía previsto empezar la sesión.

Solo con la primera foto, ya me quedé satisfecho.

El lugar era espectacular, parecía que estábamos en el Cañón del Colorado con las montañas de piedra, recortadas, arcillosas… Un placer para la vista.

Ellos llevaban un look desenfadado con sombreros y botas camperas. Iban acordes al escenario “americanado”.

Bueno, y menos mal que llevaban botas porque nos metimos por veredas estrechas, subimos y bajamos cerros, y les hice subirse a lo alto de algún que otro monte…

Y todo esto con un calorazo inesperado en pleno noviembre que hasta hubo un pequeño desmayo…

Total, que fuimos por distintos puntos del desierto hasta que llegamos al último lugar que tenía planificado, donde pillamos el atardecer con la luz perfecta.

 

Se convirtió en un Trash the Dress 

 

Ya se escondió el sol, volvió el fresquete de la noche y dimos por finalizada la sesión de postboda, o más bien el Trash the Dress, porque el vestido de novia acabó marrón y lleno de pinchos y polvo.

Y en definitiva, salí muy contento de esta sesión no solo por las fotos tan tan tan chulas que han salido, sino por pasar un día estupendo con esta pareja tan tan tan increíble.

Llevo 3 sesiones con ellos y ¡espero que esto no termine aquí! 😉😉

 

¿Te gustaría tener tu sesión de Postboda?

Otras Parejas con mucho Love:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© Todos los derechos reservados. Love Sabalet es una marca que pertenece a Estudio Lobo